Viceministerio de Ciencia y Tecnología Ministerio de Educación

Conocimiento Ancestral

Conocimiento nativo de las papas silvestres

Autor: Mario Coca Morante

Fecha de Publicación: 11-02-2010

Uno de los registros más antiguos que se tiene con relación a la existencia de las papas silvestres en nuestro planeta, es el que se encuentra en el 4º volumen del libro “Historia de Nuevo Mundo” del Padre Bernabé Cobo. Este es un libro que fue publicado por la Sociedad de Bibliófilos Andaluces, en Sevilla, 1891-1893 y escrito por su autor entre 1653, donde en breve referencia y mencionando a las tierras frías del Perú, indica “... Hállanse unas papas silvestres y amargas, llamadas Afora (?) que no se comen” (citado por Ballivián & Cevallos Tovar 1941). La palabra de referencia “afora” mal o bien recogida trasluce un conocimiento nativo, captado y escrito de una manera muy aproximada en tiempos de la colonia. Hoy en día esta palabra se encuentra definida por la lengua española como palabra vernacular. En el Altiplano como en los valles de la región andina de Bolivia, los agricultores mantienen diversas denominaciones a las papas silvestres que espontáneamente crecen en los campos y serranías no cultivadas, más allá de la especie taxonómica con que hoy en día son conocidos en el mundo científico. Por otra parte, se puede ver que entre las palabras nativas afora (mencionado por el P. Bernabé Cobo y citado por Ballivián & Cevallos Tovar 1941) y apharu o apharuma o aparuma (mencionados por primera vez en Bolivia por Cárdenas en 1948) encierran contenidos de conocimientos antiguos.

De acuerdo con Hawkes & Hjerting (1989) y Ochoa (1990) en los diferentes departamentos de la región andina de Bolivia se encuentran distribuidas 33 especies de papas silvestres (Solanum sección petota). Un mayor número de especies (17 especies, según Hawkes & Hjerting 1989 y 19 especies según Ochoa 1990) se encuentra en la región con asentamiento de la cultura Aymara del departamento de La Paz y las restantes especies se encuentran distribuidas en regiones con asentamiento de la cultura Quechua (departamentos de Cochabamba, Potosí y Chuquisaca) y con asentamiento español (departamento de Santa Cruz de la Sierra). En la medida del conocimiento de la distribución geográfica de las especies silvestres, en el altiplano, zonas de puna y valles interandinos, se tienen diferentes denominaciones vernaculares a las papas silvestres. Reportes previos señalan que en la región Aymara existe variedad de denominaciones a la diversidad de papas cultivadas y silvestres (Coca Morante et al. 2007). El objetivo de la presente investigación fue valorar el conocimiento nativo existente sobre las papas silvestres entre los habitantes de las comunidades donde se encuentran distribuidas las papas silvestres de Bolivia.

La recuperación de información existente en las diferentes regiones sobre el conocimiento nativo de las papas silvestres fue realizado por una parte a través de entrevistas informales (encuestas realizadas entre diciembre a abril de 2004) con agricultores (que ocasionalmente fueron encontrados en sus parcelas de campo) en las diferentes localidades originales de recolección de las especies silvestres, según Ochoa (1990) y Hawkes & Hjerting (1989) (de las especies silvestres de S. achacachense, S. circaeifolium, S. candolleanum, S. virgultorum, S. brevicaule, S. soestii y S. acaule en las provincias Omasuyos, Larecaja, Manco Kápac, Camacho e Inquisivi) de las papas silvestres del departamento de La Paz y por otra parte a través de revisión de fuentes bibliográficas para las restantes microregiones con asentamiento Quechua y español.

En las localidades tipo se entrevistó a un total de 74 agricultores de diferentes comunidades de las provincias indicadas: Omasuyos (La Apacheta), Larecaja (Munaypata, Iminapi, Paconi, Cota ña, Condor pata, Pucarani, Viacha y Churiquimbaya), Manco kapac (Copacabana), Camacho (Italaque) e Inqusivi (Rosasani) (Fig. 1). De acuerdo con los resultados, se observa que existen localidades donde todos los agricultores del lugar muestran tener conocimiento de la existencia de las papas silvestres, en otras comunidades prácticamente no las conoceny otras es donde existen agricultores que muestran conocer y otros no.

En general, en la región con asentamiento de la cultura Aymara (Depto. La Paz), las papas silvestres son designadas con nombres de origen Aymara y muy pocos con denominaciones castellanizadas (Tabla 1). En los valles centrales de Bolivia (2.000-3.200 m) con asentamientos Quechuas se designa a las papas silvestres con nombres quechuas y castellanizados (Deptos. Cochabamba, Chuquisaca y Potosí) y castellano (Depto. de Santa Cruz) (Tabla 2).

De manera general, según Cárdenas (1948) en los valles centrales interandinos (Cochabamba, Chuquisaca y Potosí) mayormente se identifican a las papas silvestres como Apharuma, Jamp´atu papa, Qu´ita papa, Yuthu papa y otros. Varias de las denominaciones en idioma Quechua están referidas a remanentes de papa (Ita papa o más propiamente Qu´ita Papa), a animales silvestres (Lluttu Papa o papa de perdiz) o animales domesticados (Alcco Papa o papa de

Documentos:


Acceso de usuarios